Argentina 2 – Brasil 2

By
Updated: March 9, 2015
IMG_0921.JPG

El correntino Leonardo Mayer sacó a relucir su estirpe ‘copera’ al vencer hoy al brasileño Joao Souza por 7-6 (7-4), 7-6 (7-5), 5-7, 5-7 y 15-13, victoria que le permitió a la Argentina igualar con Brasil 2-2 la serie de la ronda inicial del Grupo Mundial de Copa Davis, que se definirá recién en el quinto punto.

Mayer, nacido en Corrientes y ubicado en el puesto 29 del ranking mundial de la ATP, fue un bravísimo guerrero y consumó su triunfo sobre Souza (75) en 6 horas y 42 minutos, un record, ya que se trata del partido más largo en singles de toda la historia de la Copa.

El correntino superó el record que tenían el estadounidense John McEnroe y el sueco Mats Wilander en 1982 con 6 horas y 22 minutos, y solo quedó por debajo de un cruce de dobles jugado en 2013 por la República Checa y Suiza que se extendió por 7 horas y un minuto.

La emoción de Mayer al final, tendido en la cancha central, exhausto, y ovacionado por las 6.500 personas que se acercaron al predio de Tecnópolis en la mayor concurriencia de la serie (aunque no alcanzó para completar la capacidad total de 8.290 espectadores) fue la imagen del día, la que se llevó todos los flashes.

Con esa victoria del correntino, Argentina necesita un punto más para avanzar a los cuartos de final y evitar el repechaje, el que jugaban el azuleño Federico Delbonis (83) y el paulista Thomaz Bellucci (87).

El equipo ‘albiceleste’ que conduce Daniel Orsanic comenzó a complicarse el viernes con la derrota de Carlos Berlocq (67) ante Souza por 6-4, 3-6, 5-7, 6-3 y 6-2, y después llegó la igualdad de la mano del correntino Mayer con su éxito frente a Bellucci por 6-4, 6-3, 1-6 y 6-3, que devolvió la ilusión.

Sin embargo, todo se puso cuesta arriba en el clásico sudamericano con el triunfo en dobles de los brasileños Marcelo Melo (3) y Bruno Soarez (12) sobre Berlocq y Diego Schwartzman por 7-5, 6-3 y 6-4 en el tercer punto.

En ese contexto salió a jugar su partido Mayer, con la necesidad de ganar o ganar, tal cual le había sucedido en septiembre pasado en Sunrise, Estados Unidos, cuando saltó a la cancha ante Israel en el repechaje para no descender con el marcador 2-1 abajo y vapuleó a Dudi Sela, y luego Berlocq hizo el resto ante Bar Tzuf Botzer y se evitó el descenso.

Mayer, en su debut en el país, ya que tenía ocho series de Copa Davis jugadas todas en el exterior, se vistió nuevamente de héroe y logró la victoria necesaria, aunque ahora resta que Delbonis haga lo suyo.

En el partido ante Souza, el primer set fue sumamente parejo, con nervios y tensiones de los dos lados, y ambos conservando su servicio con relativa facilidad, sobre todo el correntino, que apenas perdió cinco puntos con su saque en todo el parcial.

El partido se planteó como un `duelo` de derechas y la paridad se estiró al tie break, que ganó Mayer por 7-4 con un revés notable que dejó parado al carioca. El correntino leyó bien el juego de Souza en el inicio del segundo set y logró el primer quiebre del partido, se adelantó 2-1 y luego confirmó con su saque para 3-1

Pero luego el correntino se fue de foco increíblemente cuando parecía encaminarse a la victoria. Souza, quien atraviesa el mejor momento de su carrera, reaccionó enseguida, recuperó el quiebre y ganó tres puntos seguidos bien plantado en la cancha para ponerse al frente por 4-3.En ese momento, Mayer se recuperó y forzó la igualdad, que se mantuvo hasta el tie break, que se llevó nuevamente con un concierto de primeros saques, lo más destacado de su juego.

El correntino siguió castigando de derecha en el tercer set y se adelantó 4-1 con un quiebre (2-0), pero Souza demostró que, igual que en su partido del viernes ante Berlocq, daría batalla hasta límities insospechados, e igualó en cuatro.

El carioca, más suelto, comenzó a jugar su mejor tenis y aprovechó que Mayer acusaba molestias físicas en su tobillo derecho, así se llevó el parcial por 7-5 y despertó a los hinchas brasileños, unos 200 que aplaudían su actitud de no darse por vencido.

El cuarto set fue también para el brasileño, ya que Mayer, muy estático, comenzó a fallar con su servicio hasta que lo cedió con dos dobles faltas seguidas y quedó 5-6 abajo.

Souza cerró por 7-5 y ahí se vivió el momento más emotivo en cuanto al ‘duelo’ de hinchadas, con los brasileños en amplia minoría y los argentinos recordándoles el 7 a 1 que les infligió Alemania en las semifinales del Mundial de fútbol del año pasado.

El quinto set fue, además de maratónico, electrizante porque Mayer mantenía su servicio y devolvía mejor, lo que le valió tener tres match points en el 6-5, pero los desperdició, un poco por apresuramiento y otro por los inconvenientes físicos, ya que sufría dolores en el empeine derecho y también calambres.

El correntino, ruidosamente alentado por el público, tuvo otros cuatro match points en el 12-11, pero los perdió, ya que el brasileño no paraba de acertar con su derecha, tanto paralela como cruzada, y eso prolongaba el partido y aumentaba la ansiedad.

En el último cambio de lado, Mayer recibía indicaciones de Orsanic y de Juan Martín Del Potro, mientras era masajeado por sus calambres, y aún así, levantaba su brazo derecho pidiéndole a los hinchas que lo alienten, con una actitud fuera de lo común, un corazón enorme y eso incidió en el resultado.

‘Leo’ se puso 14-13 con Souza al servicio, y dispuso de otros dos match points en su favor, pero los desperdició y aún así insistió hasta que llegó el duodécimo y ahí sí, sin vacilar, definió con una derecha paralela que consumó el 15-13 y desató la algarabía del público y todo el banco argentino.

Mayer, como el año pasado en Sunrise, se vistió de héroe y aportó sus dos puntos al equipo. Ahora la suerte de Argentina dependerá de Delbonis, en su debut absoluto en el país y en singles, ya que su único antecedente fue el dobles que perdió junto a Horacio Zeballos ante Israel, en el repechaje del año pasado.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply