Federer venció a Isner

By
Updated: September 8, 2015
IMG_3574.JPG

Federer venció a Isner y está en los cuartos de final.

Roger Federer sigue con su paso arrollador en el US Open y ya se metió en los cuartos de final sin ceder un set ni un juego de saque.

Esta vez fue un duro compromiso ante el estadounidense John Isner, al que venció por 7-6 (0), 7-6 (6) y 7-5 en 2 horas y 40 minutos de juego.De esta manera, llega por 46ta ocasión a los cuartos de final de un Grand Slam, una cifra inigualable que lo aleja aun más de los 41 de Jimmy Connors, su escolta en ese rubro. 

En semifinales, el número dos del mundo se medirá ante el francés Richard Gasquet, con quien tiene un record favorable de 14-2. Gasquet (12) ratificó su gran año con una victoria 2-6, 6-3, 6-4 y 6-1 sobre el checo Tomas Berdych (6).

Fue otro gran partido de Federer, que a los 34 años parece rejuvenecido en tenis y en ambición, con serias pretensiones de conseguir en Flushing Meadows su 18vo título de Grand Slam. Llegó a Nueva York con el impulso de haber ganado en forma brillante el Masters 1000 de Cincinnati y sigue en la misma sintonía: 9 victorias al hilo en el cemento norteamericano, con 22 sets ganados en forma consecutiva y sin peder el servicio.

Hoy no le resultó fácil sostener el saque, pero salió a flote con autoridad en las cinco ocasiones de quiebre que enfrentó. Y ante Isner, un experto sacador de más de 2 metros de altura, generó 10 break points y recién pudo tomar el último de ellos, que le sirvió para ganar el partido.

Las jugadas patentadas

El que es, para muchos, el más grande tenista de todos los tiempos, ha patentado en los últimos tiempos una nueva jugada que forma parte de su última reinvención. La devolución casi sobre la línea de saque y a veces hasta de sobrepique con que sorprendió en Cincinnati ya tiene nombre, SABR, y hasta afiche oficial. 

El nombre de la jugada fue develado estos días y tiene que ver con las iniciales de la frase “Sneaky Attack By Roger” (“Ataque Sorpresivo de Roger”, en castellano).

Según contó el propio Federer, la jugada nació casi como una broma durante los entrenamientos en Cincinnati con el francés Benoit Paire, pero le salía tan bien y era, en efecto, tan “sorprendente” para el rival -y hasta efectiva- que su entrenador Severin Luthi lo instó a ponerla ne práctica en pleno partido.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply