Wawrinka finalista

By
Updated: September 10, 2016
img_5082-1.jpg

 Stan Wawrinka ha ganado las últimas 10 finales que ha jugado. Este domingo jugará la decimoprimera. Tras superar al japonés Kei Nishikori por 4-6, 7-5, 6-4 y 6-2, se enfrentará en la final del US Open al número 1 mundial, Novak Djokovic, que no tuvo problemas para superar en su semifinal al francés Gael Monfils por 6-3, 6-2, 3-6 y 6-2 en dos horas y media.

“Cuando llego a las finales estoy preparado para jugar mi mejor tenis”, aseguró Wawrinka. “Y a Novak sólo le puedes ganar si juegas tu mejor tenis”.
Será la tercera final de Grand Slam en tres años para el suizo, ganador del Open de Australia en 2014 y de Roland Garros en 2015. A sus 31 años, puede convertirse en el primer jugador desde Andre Agassi en ganar dos torneos ‘grandes’ después de haber cumplido la treintena, algo que no ha logrado su compatriota Roger Federer.
Si bien Wawrinka llega a la final con el doble de horas sobre la pista que su rival en la final (18 horas por 9 de “Nole”), también es cierto que Nishikori era el primer top 45 al que se enfrentaba el suizo en el torneo. En cuartos de final superó al argentino Juan Martín del Potro –actual número 142– en un emotivo partido.
“Novak ha podido descansar, y quizá le vino bien para recuperarse de la lesión (de muñeca) que arrastra. Pero tener poco tiempo sobre la pista tampoco es bueno”, apuntó Wawrinka.
Leer más: El día en que Del Potro lo ganó todo menos el partido
Djokovic y Wawrinka han jugado 23 veces entre ellos, con 19 triunfos del serbio, incluidos los tres últimos partidos. Las dos veces que han jugado en el US Open ha ganado “Nole”, en octavos de final del 2012 y en semifinales en 2013. Pero en la última final entre ambos, Roland Garros del año pasado, se impuso el suizo.
“Él es el número 1 del mundo, pero si juego a mi mejor nivel, puedo ganarle”, dijo Wawrinka sobre su próximo rival. “Siempre es un reto enfrentarse a él en una final”.
Nishikori, acalambrado
Nishikori arrancó con mucho ritmo, muy agresivo, lo que tomó por sorpresa a Wawrinka en el primer primer parcial, en el quinto juego. Con eso le fue suficiente para llevarse el set bajo el calor húmedo que se sufrió en Flushing Meadows la tarde-noche del viernes.
“Él empezó muy bien desde el principio, poniéndome presión, no me dejó hacer mi juego. Tuve que luchar mucho”, dijo Wawrinka aún sobre la pista tras el partido. “Las condiciones fueron duras por la humedad y el calor. Había visto el partido anterior y sabía que iba a ser así”.
El segundo set estuvo mucho más abierto, con múltiples ocasiones de break para ambos. Nishikori arrancó rompiendo el saque de Wawrinka en el primer juego, pero el suizo se lo devolvió en el cuarto. Con 5-4, Wawrinka tuvo la oportunidad de cerrar el set al resto, pero tendría que esperar dos juegos para volver a romper el saque de Nishikori y hacerse con el segundo parcial.
“Estoy decepcionado, sobre todo por el segundo set”, dijo el japonés. “Tenía que haberlo ganado si quería ganar hoy. Tuve muchas oportunidades con mi servicio y con su servicio también”.
El tercer set volvió a estar muy igualado, pero el suizo comenzó a imponerse con su arma más peligrosa: el revés. Wawrinka rompió el servicio del asiático, cada vez más errático, quizá debido a que comenzó a sufrir calambres.
Pero tras ir 4-1 abajo, Nishikori logró un break y fue capaz de igualar a 4. En el siguiente juego desperdició una bola de break. Quizá eso le pesó demasiado, ya que con 5-4 abajo no fue capaz de defender su servicio y entregó el set al suizo.
“Estaba un poco cansado después de jugar cinco sets contra Murray”, dijo Nishikori. “Los últimos dos sets se hicieron muy duros y él empezó a jugar mucho mejor”.
“Él lleva siendo top 5 durante varios años”, añadió.
Entre medias había comenzado a llover y se tuvo que cerrar el nuevo techo del Arthur Ashe, el estadio de tenis más grande del mundo. Ese parón lo aprovechó Nishikori para acercarse al vestuario, al igual que hizo al terminar el tercet set.
Pero esas breves paradas no ayudaron al japonés. Wawrinka llegó a ganar 12 puntos seguidos desde los dos últimos del tercet set hasta el tercer juego del cuarto. Parecía que el partido se iba a terminar rápido.
Entonces Nishikori pareció revivir, como hiciera en el tercer set, y logró un sorprendente break. Sin embargo, no fue capaz de consolidarlo y perdió su servicio inmediatamente. Wawrinka olió la sangre y ya no dejó escapar la presa.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply