Grigor por 1era vez

By
Updated: August 21, 2017
img_7751.jpg

Grigor Dimitrov es el nuevo campeón del torneo sobre pista dura de Cincinnati (Estados Unidos). Con un repertorio exquisito de golpes, el búlgaro ha ejercido de ‘Baby Federer’, su apodo más conocido, y ha conquistado su primer Masters 1.000 tras someter a Nick Kyrgios por 6-3 y 7-5 en 1h.25’.

El australiano, de 22 años, número 23 mundial y hechuras algún día de nº 1, llegaba a la final envalentonado sobre todo por su firme victoria en cuartos sobre Rafa Nadal, a partir de este lunes otra vez rey del tenis, pero ha claudicado ante la clase de Dimitrov, a quien le ha bastado un break en cada set para superar a su rival.

Exento de primera ronda, Dimitrov se ha apuntado el título sin ceder ni un set en todo el torneo tras eliminar previamente a Feli López (7-6, 6-4), Juan Martín Del Potro (6-3, 7-5), Yuichi Sugita (6-2, 6-1) y John Isner (7-6, 7-6). Es el tercer trofeo ATP del año para él (Brisbane, Sofía, Cincinnati) y séptimo en total contando Estocolmo’2013 y los tres que ganó en 2014: Acapulco, Bucarest y Queen’s.

La polivalencia de Grigor, de 26 años y nº 11 mundial, queda demostrada porque tiene títulos en todas las superficies (dura, tierra, hierba) y también al aire libre y bajo techo. Su triunfo le colocará 9º del ranking y 6º en la clasificación del año en curso.

Nick Kyrgios ha cometido numerosos fallos con su revés (Efe)
Nick Kyrgios ha cometido numerosos fallos con su revés (Efe)
Dimitrov ha llevado la batuta durante toda la final ante un Kyrgios sujetado casi exclusivamente por su poderoso saque: 15 aces por seis del búlgaro. Sin embargo, Grigor ha dado una lección táctica al australiano, tan incómodo al devolver los constantes reveses cortados de Dimitrov que ha cometido numerosos errores no forzados, un filón para su rival.

Tres dobles faltas en un juego

Un break en el sexto juego (4-2) ha sido el primer golpe importante del partido y aclarado el primer parcial (6-3) para Dimitrov, que ha mantenido su nivel sin mostrar debilidades en la segunda manga. A pesar de la superioridad general del búlgaro, Kyrgios ha tenido el mérito de seguir vivo en el set gracias a la fortaleza de su servicio.

Sin embargo, se intuía que tarde o temprano esa resistencia se desmontaría y el momento ha llegado con estrépito en el 11º juego, cuando tres dobles faltas han dado el break a Dimitrov, que ha sentenciado a continuación la final con la misma solvencia de todo el encuentro (7-5).

Ambos han jugado por primera vez una final de categoría Masters 1.000, circunstancia que no se daba desde hacía 15 años, desde que el argentino Guillermo Cañas venció al estadounidense Andy Roddick en Toronto’2002.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply